1. La elección básicamente permite elegir entre los candidatos ya preseleccionados y filtrados por los partidos políticos
  2. Una campaña electoral es cara, salir elegido es caro, el apoyo del poder económico y financiero es esencial
  3. La casta política oligárquica, que debe su elección al poder económico, obtiene el poder sin contrapoder alguno
  4. La verdadera democracia no utilizó la elección sino el sorteo para elegir a sus representantes

  5. Una democracia auténtica concede a los representantes poderes limitados y por un periodo breve
  6. Finalmente, una verdadera democracia contempla la existencia de contrapoderes eficaces

A consecuencia de sus instituciones en general, y en concreto gracias al sorteo, en la democracia ateniense gobernaron siempre los pobres, jamás los ricos. Eso pasó en Atenas durante sus 200 años de historia democrática, lo cual no impidió el florecimiento de su civilización. De hecho, coincidió con su mejor etapa a nivel artístico e intelectual.

Los sistemas de gobierno representativo en Europa y América tienen ya 200 años de historia y sistemáticamente siempre han dado el resultado opuesto: los ricos han ostentado siempre el poder y los pobres nunca. Son los ciudadanos quienes sufren las consecuencias de este sistema injusto (Véase el capítulo 1).

La elección nunca ha sido una herramienta democrática y, sin embargo, la sacralizamos con una veneración casi religiosa. El sorteo está por redescubrir.

Comprender el sorteo

Es posible que encuentre objeciones a la idea del sorteo, pero tómese su tiempo para saber lo que realmente significa. Todos los problemas que usted pueda plantearse ya se los plantearon y resolvieron con éxito los atenienses hace 2.500 años. Si el concepto de sorteo fue “olvidado” por todas nuestras “democracias” y prácticamente borrado de nuestra memoria colectiva, es porque supone una amenaza para la élite que nos gobierna. Lea lo siguiente y usted comprenderá que no se trata de “dar poder a cualquiera” no es una lotería, es mucho más inteligente que eso.

1.Invitación a un Debate: El Sorteo y las Cámaras Sorteadas Como Mejoras Institucionales de la Democracia

2.Por qué es mejor elegir a los diputados al azar

El principio de la elección es fundamentalmente aristocrático, ya que consiste en elegir a los mejores (aristos) para gobernar. Pero, hoy día, los medios de comunicación han consagrado a la elección. Asociar la palabra democracia a la palabra elección es un profundo contrasentido, un error cuya terrible consecuencia es que identifica a la democracia con los procedimientos de su peor enemigo, su negación absoluta. Esta inversión en el significado de las palabras hace difícil combatir a un régimen que nos ha usurpado el nombre (a la oligarquía se la llama democracia) así, se hace imposible designar simplemente al oponente (la oligarquía), así como al objetivo (la democracia) . Es un truco muy hábil. El uso de una palabra por otra es un arma contra la resistencia y tiene un nombre: Neolengua (Orwell, 1984).

Urge tomar conciencia del problema, debemos negarnos a usar el término democracia para describir su contrario. (lo llaman democracia y no lo es).

Finalmente, es importante recalcar que los diseñadores de este sistema no fueron los ciudadanos, sino intelectuales que sabían muy bien lo que querían y lo que no querían (democracia). El principio de elección de nuestros líderes (que en realidad deberían ser nuestros sirvientes) está consagrado en nuestra constitución. ¿Saben quien escribió la constitución?


Capítulo siguiente: El problema de nuestra constitución

Vidéos

  1. El sorteo como bomba políticamente duradera contra la oligarquía – Etienne Chouard
  2. Etienne Chouard & Yvan Blot (Parliament Member)

    Debate on true democracy.

    A MUST SEE, oligarchy seen from the inside, examples of democratic tools (Switzerland)

  3. Etienne Chouard – Meeting

    The election system.

Liens

Documents

 

Comments are closed.